Llamado a la acción sobre los presupuestos abiertos durante la respuesta a COVID-19

Sally Torbert, Oficial del Programa de la Iniciativa de Presupuesto Abierto, IBP— May 07, 2020

Esta publicación también aparece en el Blog de Oxfam Poverty to Power.

Se están movilizando y desviando grandes sumas de dinero público para financiar las medidas de emergencia de COVID-19. Los gobiernos deben identificar, aprobar e implementar la financiación de emergencia con urgencia. Si bien no es necesario que la velocidad ponga en riesgo la responsabilidad, el riesgo de mal uso y desperdicio de los recursos públicos está muy presente.

Las políticas y acciones gubernamentales determinarán cuántas vidas se salvarán, cuántas personas caerán en la pobreza y la forma de la sociedad que surgirá. Estas elecciones son demasiado importantes para tomarlas de manera poco clara y sin participación pública, especialmente cuando la desigualdad y la corrupción percibida ya han socavado la confianza del público en muchos gobiernos. Sin embargo, la historia nos muestra que las crisis también pueden ser tiempos de renovación política, y que una mayor transparencia y responsabilidad pueden fortalecer el contrato social. El FMI resumió su consejo para brindar una respuesta rápida y responsable en una sola frase: “Hagan lo que sea necesario, pero guarden los recibos“.

Pero, cuando esos recibos empiecen a acumularse, la gente tendría razón al comenzar a preguntar, lo antes posible: ¿Podemos ver esos recibos?

Los sistemas de rendición de cuentas presupuestaria de la mayoría de los países tienen lagunas incluso cuando operan con condiciones menos extremas. La Encuesta de Presupuesto Abierto (OBS) más reciente, publicada la semana pasada, muestra que algunos de los aspectos más débiles de la transparencia y supervisión presupuestaria son los que serán más importantes para monitorear los recursos públicos durante esta emergencia. Estos incluyen:

Desconexiones entre políticas y presupuestos. A medida que los gobiernos anuncian nuevas políticas de emergencia, también deben explicar cómo se financiarán estas políticas. Incluso antes de esta crisis, un tercio de los 117 países evaluados en la OBS no mostraba cómo las nuevas políticas propuestas se traducían en asignaciones presupuestarias. Ahora, muchos gobiernos están dirigiendo los fondos de emergencia a través de fondos extrapresupuestarios que se encuentran fuera del proceso presupuestario y tienen sus propios sistemas de gestión y de presentación de informes. Esto conlleva riesgos, ya que, una vez creados, es posible que los flujos de financiación gestionados por separado no se utilicen de acuerdo con las prioridades del gobierno. Además, menos de uno de cada cuatro países de la OBS divulga información completa sobre los fondos extrapresupuestarios en sus propuestas presupuestarias.

Ned Snowman / Shutterstock.com

Menor transparencia y supervisión de la ejecución presupuestaria. Cuando el financiamiento de emergencia se aprueba con una supervisión legislativa acelerada o restringida, aumenta la importancia de “guardar los recibos” para fortalecer la supervisión de la ejecución del presupuesto. Sin embargo, la OBS muestra que uno de cada cuatro países encuestados no publica informes oportunos sobre la ejecución presupuestaria. A medida que los gobiernos ajustan el gasto mediante presupuestos suplementarios, reasignaciones y transferencias, dos de cada tres países encuestados no publican una Revisión de mitad de año oportuna, que muestre cambios en los gastos planificados debido a proyecciones revisadas de ingresos y gastos. La supervisión legislativa de la ejecución presupuestaria es limitada: menos de una de cada cinco legislaturas publica informes sobre sus hallazgos sobre la implementación presupuestaria. La supervisión de la auditoría también tiene lagunas: uno de cada tres países encuestados no publica públicamente el informe de auditoría de las finanzas del gobierno dentro de los 18 meses posteriores al final del año presupuestario, y tres de cada cuatro países encuestados no auditan todo el gasto público en fondos extrapresupuestarios.

Falta de información sobre deudas y nuevos pasivos. Los gobiernos están asumiendo deudas adicionales para financiar el gasto en medio de la pérdida de ingresos y muchos también están garantizando deudas para las empresas y mercados financieros. Sin embargo, los reembolsos de deudas más elevados, especialmente en los mercados emergentes, pueden desplazar el gasto en servicios fundamentales, y las garantías de las deudas pueden ser particularmente riesgosas durante las crisis financieras. Estos riesgos deberían ser parte de los debates presupuestarios, pero la OBS muestra que, en cuanto a las propuestas presupuestarias, solo una cuarta parte de los países encuestados revelan sus obligaciones de deuda total y la composición de esa deuda, y solo el 13 por ciento de los países revelan completamente los pasivos contingentes.

Llamado a la acción para fortalecer la apertura de los presupuestos durante la respuesta al COVID-19

A pesar de estos desafíos, el mal uso de los fondos de emergencia no es un hecho. Los gobiernos que se comprometen con la transparencia desde el comienzo de su respuesta a la crisis sientan un precedente para una mayor responsabilidad a lo largo de su recuperación.

Como parte del lanzamiento de la OBS 2019, la International Budget Partnership emitió un Llamado a la acción para que los gobiernos logren cuatro objetivos de presupuestación abierta en los próximos cinco años. Los gobiernos no pueden esperar hasta que termine esta crisis para avanzar en estos objetivos. Deben comenzar ahora a salvaguardar nuestros recursos públicos. Ampliando en cuanto a los cuatro objetivos del Llamado a la acción, de la siguiente manera es como los gobiernos no solo pueden “guardar los recibos”, sino también publicar y utilizar estos recibos para promover la rendición de cuentas:

  1. Comenzar con una total transparencia: Aumentar la frecuencia y la exhaustividad de la información sobre la ejecución presupuestaria, incluidas las transacciones de adquisiciones y la presentación de informes sobre fondos extrapresupuestarios. La información debe divulgarse a través de sitios web o portales existentes, o cuando estos aún no existen, utilizando las herramientas y recursos disponibles para publicar los datos. Esta información también debe explicar los ajustes presupuestarios, incluidos los aumentos y reducciones en el gasto planificado, fuentes de financiamiento, detalles sobre obligaciones de deuda total y nuevos pasivos contingentes. Los gobiernos también deben publicar las pautas y políticas que dirigirán el gasto, como los criterios para elegir a los beneficiarios de los paquetes de ayuda, las reglas ajustadas para el gasto público y las adquisiciones.
  2. Buscar aportes e involucrar al público: Ampliar la colaboración con la sociedad civil en el seguimiento de la implementación de medidas de emergencia y estímulo. La sociedad civil puede ayudar a los gobiernos a realizar inspecciones al azar para garantizar que la financiación y los servicios lleguen a los beneficiarios previstos. Las auditorías sociales se utilizaron para monitorear los esquemas de garantía de empleo en la India y actualmente las utiliza la oficina de IBP en Sudáfrica para rastrear los servicios en asentamientos informales. Los gobiernos pueden, de manera activa, solicitar comentarios del público sobre políticas fiscales y presupuestarias, así como desafíos para acceder a los programas de apoyo económico y de emergencia.
  3. Fortalecer la supervisión durante la ejecución presupuestaria: Comprometerse a realizar una auditoría acelerada de la financiación de emergencia y de estímulo, incluida la financiación extrapresupuestaria. Las entidades fiscalizadoras superiores pueden recordarle a los gobiernos las reglas que deben seguirse y divulgar los informes y los resultados de las auditorías al público y a las legislaturas lo más rápido posible para que puedan abordar los problemas de implementación del gobierno durante la respuesta.
  4. Mantener mejoras hacia mejores prácticas de rendición de cuentas: Es posible avanzar hacia presupuestos más abiertos, incluso durante esta crisis, utilizando herramientas que ya existen y datos que los gobiernos ya producen, pero los gobiernos no deben conformarse con eso. Los gobiernos deben comprometerse a salir de esta crisis con más responsabilidad en cuanto al uso de los recursos públicos que antes.

Los países ahora pueden elegir a dónde conducirá su respuesta a esta crisis, ya sea a menos transparencia y confianza o a una mayor apertura y rendición de cuentas. Alentamos a los gobiernos, junto con más de 100 organizaciones que ya han firmado el Llamado a la acción a elegir el camino más abierto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.