Encuesta de Presupuesto Abierto 2015

La quinta evaluación de la transparencia fiscal, la participación pública y la vigilancia en 102 países.
OBS 2015 Global Report Cover

Los resultados de la Encuesta de Presupuesto Abierto 2015 revelan grandes brechas en la cantidad de información presupuestaria que los gobiernos publican. El puntaje promedio en el OBI de los 102 países encuestados en 2015 es de 45 de 100. La Encuesta reveló que alrededor de un tercio de los documentos presupuestarios que deberían publicarse en todo el mundo no están siquiera a disposición del público. Tales documentos no se elaboran, se elaboran para uso interno solamente o se publican muy tarde para que sean útiles.

Entre 2012 y 2015, el puntaje promedio del OBI para los 100 países para los cuales hay datos comparables disponibles aumentó de 43 a 46. Este hallazgo también se mantiene cuando se considera un marco de tiempo más extenso. Sin embargo, el entusiasmo por estas señales de progreso en la transparencia presupuestaria debe moderarse mediante cuatro consideraciones. El progreso es desde una base baja.

Los resultados de la Encuesta indican que la mayoría de los países actualmente proveen pocas oportunidades para que el público participe en los procesos presupuestarios. Entre los países encuestados en 2015, el puntaje promedio de la participación es de solo 25 de 100. Esto sugiere que, en la mayoría de los países, no existen canales significativos para que el público participe en el proceso presupuestario formal.

En 2015, el puntaje promedio para la fortaleza de la legislatura es de 48 de 100. El puntaje promedio para la fortaleza de la entidad fiscalizadora superior en 2015 es de 65 de 100, lo que indica que por lo general es razonablemente independiente y tiene suficientes recursos para llevar a cabo su tarea. Aun así, 43 países tienen un puntaje de menos de 60, lo que sugiere que sus entidades fiscalizadoras superiores no pueden llevar a cabo sus responsabilidades de manera adecuada.

Para iniciar un círculo virtuoso, en el que los tres pilares de la rendición de cuentas presupuestaria se fortalezcan, se necesita que los gobiernos actúen. Sin embargo, generar la voluntad política para que los gobiernos actúen, por lo general, requiere el compromiso activo, persistente y mutuamente fortificante de una amplia variedad de actores. El desafío principal es trasladar el discurso global, que actualmente incorpora casi universalmente el rol de los sistemas presupuestarios responsables, en mejoras reales y sustentables a nivel nacional.