Encuesta de Presupuesto Abierto 2017

La sexta evaluación de la transparencia fiscal, la participación pública y la vigilancia en 115 países.
OBS 2017 Global Report Cover

Después de una década de un progreso estable, la Encuesta de Presupuesto Abierto 2017 del International Budget Partnership (IBP) muestra una leve reducción en los puntajes promedio de transparencia global. Esto significa que los gobiernos publican menos información sobre cómo recaudan y gastan los fondos públicos que en 2015. Detener el progreso hacia una mayor transparencia es particularmente desalentador a la luz del hallazgo de que alrededor de tres cuartos de los países evaluados en la encuesta de este año publican información insuficiente del presupuesto. Dada la insuficiencia de la información que los gobiernos publican sobre el gasto y los ingresos públicos, es el momento para un progreso acelerado, no para el estancamiento.

Además de estos desafíos en la transparencia, la evaluación de vigilancia del presupuesto de OBS 2017 encuentra que la mayoría de los países tienen prácticas limitadas o débiles de vigilancia, aunque la mayoría tiene las condiciones básicas necesarias para que los auditores cumplan sus funciones. La OBS 2017 también revela que la mayoría de los gobiernos no proporciona oportunidades significativas al público para participar en el proceso presupuestario.

Esta combinación de presupuestos opacos, vigilancia limitada y procesos presupuestarios cerrados debilita la gestión financiera pública. Lo que es más importante, perjudica la democracia, debilitando la relación entre las prioridades de los ciudadanos y la acción del gobierno.

En los años recientes, se observaron varios signos de que el puente entre los ciudadanos y los estados se debilita en todos los países del mundo. Como resultado de los escándalos de corrupción y una creciente desigualdad, muchas personas cuestionan las instituciones tradicionales de democracia representativa o canalizan su apoyo a los líderes cuyo compromiso con las instituciones democráticas es dudoso. En lugar de solucionar las frustraciones del público, muchos gobiernos tienen controles más fuertes sobre la sociedad civil. Las restricciones a los espacios cívicos y la libertad de los medios señalan un debilitamiento de los instrumentos clave de la rendición de cuentas democrática que debiera causar inquietud a las personas en todo el mundo.

En este contexto, los hallazgos de OBS 2017 constituyen otra señal de la erosión de la relación entre los gobiernos y ciudadanos, pero los hallazgos también describen una forma de comenzar a reconstruir. Si bien los abusos de poder por parte del gobierno y la falta de rendición de cuentas por el uso de los recursos públicos han alimentado el desinterés democrático y la desilusión generalizada con los gobiernos de todo el mundo, la centralidad de los presupuestos del gobierno con la relación entre los ciudadanos y los estados los convierte en un enfoque obvio para los esfuerzos por restablecer la confianza pública y reparar el distanciamiento entre los ciudadanos y el estado.